image

Tengo la enorme suerte de verme influida y rodeada de personas que conocen la ciencia del Ayurveda, la viven día a día y respetan sus principios. Ayurveda puede parecer por momentos complicada o poco precisa, pero lo cierto es que es pura lógica. De estos últimos encuentros saco unas conclusiones que me gustaría compartir.

Los 5 elementos que componen la Naturaleza se fusionan entre ellos originando todos los objetos que existen en el Universo, incluidos nosotros los humanos. Espacio, aire, fuego, tierra y agua están presentes en la Naturaleza colectiva e individual creando maravillosos ecosistemas, animales, plantas, minerales y seres humanos. La Naturaleza mantiene un equilibrio inteligente que desprende además una apabulladora belleza y cohesión en constante cambio.

3A1FDF0E-1D92-4AA4-8806-D4335ECFAAF6

El ser humano es consciente de sí mismo, tiene el don del intelecto, es parte de la Naturaleza, pero no cabe duda que existe una disfunción bastante evidente en nuestro comportamiento. La sobreidentificación con la persona que creemos ser, nos da una sensación de individualidad muy marcada, nos sentimos separados del resto de la Totalidad. Esta disfunción está causada por la desconexión con la Naturaleza y sus ritmos, se ve acentuada en las grandes ciudades, donde el aire está sucio, la Tierra está cubierta de asfalto, las estrellas no se ven, no se oyen los manantiales, el agua viene en botellas de plástico…

Las comunidades de indígenas que aún sobreviven en condiciones dignas en la Tierra viven más felices aunque con menos comodidades, ¿por qué? Porque están en consonancia con la Naturaleza. ¿Quiere decir eso que los que vivimos en el llamado primer mundo estamos condenados a la infelicidad? No, nuestro trabajo es aprovechar las oportunidades que también nos da la globalización y la tecnología para ayudarnos a crear armonía en este mundo, despertar a la Naturaleza en nosotros para que vaya despertando también en las personas que nos rodean.

image

Consejos para despertar la inteligencia natural que vive en nosotros:

-Visitar lugares naturales regularmente. Yo diría un mínimo de una vez por semana.

Ejemplos:

Ir a un río. Dar las gracias por ese agua dulce, facilitar su fluidez si hay agua estancada, retirar basuras, bañarse invocando el poder sanador del agua. Hacer los mismo teniendo las cualidades de los distintos lugares (mar, montaña, valle…).

-Beber agua limpia. Evitar beber en botellas de plástico, lo mejor es recoger el agua de un manantial limpio, dar las gracias antes de beberla. El agua en cristal se conserva mejor.

-Comer cuando se tiene hambre, beber cuando se tiene sed. La salivación ante los alimentos es señal que nuestro cuerpo quiere comerlos, no comer sin hambre, a disgusto, bajo una emoción fuerte.

-Cantar. Nuestros ancestros cantaban, el canto es inherente al ser humano. Cantar con devoción es altamente beneficioso.

image

-Bailar. Símbolo al igual del canto de alegría y comunión con los demás y la Naturaleza.

-Dar gracias cuando llueve.

-Ser conscientes de nuestra respiración. Al menos 15 minutos al día de observación silenciosa, presenciando el movimiento de la inhalación y la exhalación en el cuerpo.

-Yoga o estiramientos. Para desbloquear los músculos, las articulaciones, y la respiración. Sanación de la columna vertebral.

-Desintoxicarnos regularmente a través del masaje ayurvédico (especialmente en los cambios de estación).

-Conocer la distribución de los elementos en el propio cuerpo-mente para poder así equilibrarnos con lo que ofrecemos a nuestro organismo tanto a nivel físico como mental. (La consulta con un/a médico Ayurveda es la mejor forma de conocer tu naturaleza, podemos ponerte en contacto).

-Reconocer la impermanencia y el constante cambio en nuestro cuerpo y a nuestro alrededor.

Para concertar cita para masaje, información y clases, llama al 722 307 195. Mail: suryaterapiasintegrativas@gmail.com.

Gracias.

Isa.

Anuncios